LAMENTAR ETERNAMENTE O RECONCILIARSE CON LA SUERTE

No es cosa fácil lidiar con la impotencia de no poder cambiar lo que el destino ha traído -situaciones en donde ha intervenido únicamente la voluntad de la vida- o lidiar con la impotencia de no poder cambiar la voluntad ajena para cumplir la nuestra. La muerte de un ser querido o haber terminado una relación de pareja son dos comunes ejemplos.

Crecemos rodeados de certezas e ideas de como deben de ser las cosas, como el creer que si hacemos algo de determinada manera obtendremos lo que buscamos, al grado de intentarlo hasta acabar completamente desgastados. Pensar en la muerte propia o ajena aún es tabú para muchos “pareciera que hacerlo es atraerla”. Amar plenamente a mi pareja es “garantía de que el otro haga lo mismo”. Hacer las cosas tal y como nos han dicho y no obtener lo que esperamos provoca una guerrilla interna en nuestras emociones. El dolor, frustración, impotencia, tristeza, rabia y demás se hacen presentes.

Quienes sienten la necesidad de dejar de lamentar deciden hacerlo hasta el momento en que el vivir con ese dolor e impotencia se vuelven insoportables. De otra manera se puede ir por la vida alimentando sentimientos que inevitablemente se manifiestan en la forma como nos relacionamos con  los otros, con las circunstancias, con el mundo, algo así como vivir enojados con todos y/o con todo. Enojados con la vida.

Sabemos que es lo que debemos hacer (dejar de lamentar) pero muchas veces no sabemos como. No es grato aceptar que uno elige vivir eternamente con el dolor o deshacerse de él, pero es necesario por amor a la vida o por salud mental. Ello implica reconciliarse con la suerte, con lo que nos toca aun que no queramos, romper con esas ideas preconcebidas, como el miedo a la muerte y el amor eterno o el hecho de que debemos y podemos controlar lo que nos rodea, incluso la voluntad ajena, cuando lo único que está bajo nuestro control es la nuestra.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .