NIÑOS ROTOS

Después de ser marcados por un evento que se queda para siempre, el mismo evento pasa a ser lo menos relevante cuando es sustituido por todo lo que acontece después de éste. Puede ser sustituido por el amor y la empatía de quienes le rodean pero también por todo lo contrario.

Cuando el amor y el apoyo incondicional, el ser escuchado, creído, protegido, rodean a la persona afectada, el acompañarle en todo el proceso de lucha por superarlo, facilita inmensamente el camino para recuperar la confianza en sí mismo y en quienes le rodean. Confianza en la vida.

Responsabilizar a un niño de ser lastimado cruelmente por alguien con quien está en absoluta desventaja, rompe toda confianza en uno mismo y ello le pone en riesgo de seguir siendo lastimado de adulto, por adultos.

Hacerle ocultar al niño lo sucedido a quienes necesitan saber que ha sido víctima de una violación o abuso, es una forma de hacerlo sentir avergonzado por algo de lo que no es responsable. Es una forma de ser cómplice del acto.

Negarse a creer en su versión de la historia es dejarlo impotente, desamparado  ¿cómo puede luchar contra una verdad considerada por los demás mentira? Sentirse desamparado es estar rodeado por todos y tener la sensación de estar absolutamente solo.

Minimizar la situación es desvalorizar su sufrimiento. La compasión es requisito para la dignidad del niño, para que pueda crecer con la certeza de que tiene todo el derecho a ser feliz, estar en bienestar y merecer respeto.

Justificar a quien le ha hecho daño, es reafirmar en el agresor que puede seguir haciéndolo, también reafirmar en el niño la idea de que es normal y que puede hacer en el futuro lo mismo con los otros.

Si lo que se promueve es todo lo contrario al amor y apoyo, no es de extrañar ver al niño convertido en un adulto hecho trizas, rebelde, con rencor hacia los suyos, un adulto aislado, triste, desmotivado, sin razones para vivir, deprimido, incomprendido, con ideas recurrentes de suicidio.

Un abusador o violador es indiscutiblemente el responsable de romper la dignidad, confianza, y amor propio  del niño. Todos los que le rodean son responsables de reconstruirlo.

Imagen: Brainpickings

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .