ANA

Cuando mi mundo interior fue oscuro, mi vida se encontraba entre cuatro paredes, mi mente revoloteaba preguntándose, ¿en qué camino he de ir? No sabía qué hacer, mi carga era muy pesada, …conocí a Alicia en un centro de refugio, mi vida estaba desecha, estaba totalmente perdida, cómo salir adelante no la menor idea tenia, pero por la seguridad de mí y de mi hija, nos tuvieron que llevar a un Refugio; fue donde conocí a Alicia. El día menos pensado, se presentó y me dijo que era psicoterapeuta y pensé¿qué es eso? Pero fueron pasando los días hasta que entendí. Ponerle todo encima de la mesa no fue fácil, pero su atención al escucharme detalladamente, la sorprendida fui yo; cada palabra, cada letra era sorprendente… Gracias a ella, estoy, he salido adelante con mi hija…a veces la vida que se nos presenta es como caminar en un hilo muchas veces apunto de arrancarse, Alicia la terapeuta sin juicio ni prejuicios, me dio la plena libertad de sacar todo lo que traía encerrado por mucho tiempo en mi mundo interior, yo era una persona que odiaba mi vida entera, ni siquiera mi propia hija me daba la razón de vivir, recuerdo una vez cuando me dijo, me trato de poner en tu lugar y miro todo lo que has vivido, significa que es un ser humano igual que en algún momento habrá sentido un profundo vacío en su interior, me inspiró confianza, porque aquel que siente, es aquel que entiende.
La lengua que brinda palabras de esperanza, es árbol de vida. La otra cosa que para mí es muy valiosa, diciéndome el lugar que ocupo en este mundo… Alicia me extendió la mano para sacarme del pozo de dolor y sufrimiento en la que me encontraba, fue mi otra ala.
Gracias Alicia te debo lo que soy ahora, una mujer, un ser humano con fuerzas de afrontar adversidades, rompiendo circunstancias, que va abriendo brechas, pero sobre todo amando mi propia vida, me lo enseñaste en un centro de refugio en donde jamás imaginé que mi vida se transformaría a través de tu atención… Mil gracias.