TERE

Cuando acudí con Alicia, no sabía que esperar de un terapeuta; ahora puedo decir que hay alguien que me escucha, que me ayuda a ver cosas y situaciones que yo no podía ver, que hay cosas que están en mis manos pero hay otras que no, que no me juzga ni me critica. Veo en Alicia una amiga, un ser humano que entiende que es fácil decir que voy a cambiar pero hacerlo es algo complicado y que trae miedos. Algo que me llamó mucho la atención es que está pendiente de mi y que escucha atentamente cada detalle.